Home / Noticias / EFECTOS DEL AUMENTO DE LAS TEMPERATURAS EN EL SUR DE CHILE SOBRE EL RENDIMIENTO DE LOS CULTIVOS

EFECTOS DEL AUMENTO DE LAS TEMPERATURAS EN EL SUR DE CHILE SOBRE EL RENDIMIENTO DE LOS CULTIVOS

A continuación, la Dra. Carolina Lizana pone sobre la mesa todos los datos relacionados con este tema en el cultivo del trigo y la papa que se han podido recabar en el último tiempo.

Dra. Carolina Lizana, pro decana de la Facultad de Ciencias Agraria de la Universidad Austral de Chile y académica del Instituto de Producción y Sanidad Vegetal de la misma casa de estudios.

Los cultivos anuales como el trigo y la papa tienen sus mayores superficies sembradas —y consiguen sus máximos rendimientos— en el sur de Chile. De hecho, la zona comprendida desde la Región del Biobío al sur provee más del 70% de la producción nacional de ambos cultivos. En el caso específico de la papa, es aquí donde se produce de forma exclusiva la papa semilla. Por esta razón, es de gran relevancia conocer cómo será el comportamiento de estos cultivos frente a futuros cambios climáticos, especialmente al aumento de la temperatura.

Y es que el efecto de un aumento térmico tiene muchos aspectos a considerar. Por una parte, este no necesariamente se producirá en todo el ciclo del cultivo. De hecho, se espera que los mayores aumentos ocurran en los meses de primavera-verano, momento en que ambos cultivos están definiendo su rendimiento. Por lo mismo, la ocurrencia de olas de calor en esos meses podría ser crítica para los cultivos, dependiendo de su estado de desarrollo.

Además de los efectos sobre la producción, un aumento térmico puede influir sobre la calidad del producto final. En el caso de la papa, por ejemplo, aumentaría la incidencia de algunas enfermedades, de alteraciones en la tuberización y de defectos en los tubérculos. Es más, en los últimos años la “guarda” de los tubérculos se ha visto negativamente afectada debido a las altas temperaturas. Quienes más han sufrido con esta situación han sido aquellos productores que no tienen condiciones controladas de almacenamiento, como cámaras de frío.

En el caso del trigo, el aumento de las temperaturas en momentos claves del llenado predispone a problemas como el pregerminado de los granos en la espiga, lo que a su vez provocará un deterioro total del material destinado a la producción de harina.

Los antecedentes

En proyectos como el FONDECYT 1040125, “Importancia de las expansinas y los carpelos florales en la regulación del peso y la calidad de los granos de trigo (Triticum aestivum L.)”, y el FONDECYT 11110500, “Effects of high temperature on potato (Solanum Tuberosum L.) and associated traits to heat stress tolerance”, que hemos realizado en conjunto con el Dr. Daniel Calderini, de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Austral de Chile, se han evaluado los efectos de aumentos de temperatura en diferentes fases del desarrollo del trigo y la papa, demostrándose una sensibilidad diferente entre estos cultivos.

Otras investigaciones ejecutadas en esta materia, son el proyecto DID S-2016-06, “Respuestas fisiológicas y de rendimiento del cultivo de la papa en escenarios climáticos futuros de aumento de temperatura y disponibilidad hídrica en el sur de Chile”, y el Programa De Cooperación Bilateral Chile – Federación Valonia-Bruselas y Región Valona De Bélgica Trianual, “Improvement of salt and water-stress resistance in Solanaceae species: using biodiversity for sustainable agriculture development in relation to climate changes”.

En ese contexto, podemos afirmar que, por una parte, el trigo es muy sensible a altas temperaturas en la fase de antesis e inicio del llenado de los granos. De hecho, en esta etapa —estados de bota y antesis— se han detectado pérdidas de rendimiento de hasta 30% en los escenarios climáticos más severos.

Si bien es imposible predecir si en una temporada determinada se manifestarán aumentos térmicos, específicamente en esa fase, existen medidas de adaptación que se deben considerar en el futuro, como los cambios en las fechas de siembra (para reducir la probabilidad de que ocurra este fenómeno) o la utilización de variedades menos susceptibles al aumento de temperatura.

Respecto de la calidad, no se han encontrado efectos negativos del aumento térmico sobre el contenido de proteína en estos ambientes. Sin embargo, la reducción del tamaño de los granos producida por este estrés es un aspecto que disminuye la calidad industrial del trigo, debido a que baja el porcentaje de extracción de harina en el molino. Adicionalmente, estudios del efecto del aumento de temperatura durante el llenado de granos en trigo han demostrado una mayor susceptibilidad al prebrotado en la espiga, lo que puede ayudar a los agricultores a tomar decisiones clave, como por ejemplo el momento de cosecha.

Este último estudio, realizado con la colaboración del Dr. Andrés Schwember de la PUC, analizó 33 variedades de trigo panadero y demostró la alta variabilidad que existe en la tolerancia al prebrotado, un aspecto muy importante a considerar en las siembras de la zona sur.

En el caso de la papa, el escenario es más alentador, puesto que de acuerdo con nuestros estudios, aumentos de temperaturas en los niveles esperados para el sur de Chile no reducirían el rendimiento del cultivo. De hecho, la simulación de una ola de calor a inicios del llenado de los tubérculos mostró aumentos de hasta 60% en el rendimiento, en condiciones de riego. Esta respuesta fue altamente dependiente de la variedad, por lo que la selección de aquellas más tolerantes a los efectos térmicos es un aspecto de alta relevancia. Por lo mismo, se debe considerar en los programas de mejoramiento de la papa.

Un aspecto muy importante a considerar, es que este aumento en el potencial de rendimiento bajo condiciones futuras de incremento de temperatura, sólo puede ser aprovechado bajo condiciones de riego. En ese contexto, se debe recordar que alrededor del 60% de la papa que se produce en el sur de Chile lo hace en condición de secano y que cerca del 80% de la producción está en manos de pequeños agricultores, cuyas posibilidades de avanzar en infraestructura de riego serán más lentas, sobre todo si no cuentan con programas de apoyo eficientes.

De esta forma, la sustentabilidad de la producción de los cultivos anuales más importantes para la alimentación del país y del mundo presenta una serie de desafíos que se relacionan con el mejoramiento genético, las prácticas agronómicas, la tecnología y la capacitación.

 

Fuente: www.ellanquihue.cl

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

3 × uno =