Home / Noticias / EL CULTIVO DE LA PAPA Y SUS CAMBIOS A TRAVÉS DE LOS AÑOS

EL CULTIVO DE LA PAPA Y SUS CAMBIOS A TRAVÉS DE LOS AÑOS

El cultivo de la papa ha mostrado interesantes cambios en los últimos años, que han traído como consecuencia rendimientos mayores que los de hace una década. La superficie ha disminuido, pasando de más de 60.000 hectáreas a menos de 50.000 en las últimas dos temporadas.

Sin embargo, la producción muestra una tendencia contraria y en temporadas recientes se ha llegado a valores récord, con rendimientos crecientes que pasaron de alrededor de 15 ton/ha en la década de los 80 a 31 ton/ha en la temporada 2010/11.

Esta comparación es de rendimientos promedio nacionales; sin embargo, a nivel de agricultores individuales, actualmente no son pocos los que obtienen rendimientos sobre 50 ton/ha, cifra que era muy difícil de obtener hace treinta años.

El aumento en los rendimientos es resultado del uso de variedades más productivas, semilla de mejor calidad, manejo más eficiente de la fertilización, mayor sanidad del cultivo y mejores técnicas de riego, entre los principales factores.

El trabajo constante de agricultores, técnicos y profesionales y el apoyo permanente del Ministerio de Agricultura han permitido mejorar la productividad de este importante cultivo en el país. No obstante, aún hay problemas que resolver, tales como el normal abastecimiento de semilla y el control de enfermedades cuarentenarias.

Producción y precios

La actual temporada se inició con dificultades de los agricultores para conseguir semilla y escasez de agua de riego, lo que limitó una previsible expansión de la superficie sembrada. Según la encuesta de superficie de cultivos anuales de INE, ésta habría alcanzado a 48.965 hectáreas en la actual temporada 2013/14, un 1,2% menos que en la anterior.

Esta disminución no necesariamente significa una baja en la producción, debido a que los rendimientos del cultivo presentan una amplia variación.

En la temporada 2010/11 se registró no sólo el mayor rendimiento de la serie de datos de la encuesta realizada por INE, sino también una producción récord de 1,7 millones de toneladas. En las dos temporadas siguientes se pudo ver el efecto de las menores precipitaciones, junto a un alto nivel de ataque de enfermedades, principalmente el tizón tardío, que provocaron menores rendimientos, especialmente en las regiones de La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos.

Las precipitaciones que ocurrieron en el sur del país en la primavera y el verano del año 2013 tuvieron un efecto positivo en los cultivos, y posiblemente puede haber una mejoría en los rendimientos, lo que podrá comprobarse en los resultados de la encuesta de cosecha que entregará INE en junio. Si los resultados mejoran, es posible que la producción sea algo mayor que en la temporada anterior, a pesar de la menor superficie sembrada.

Al revisar los datos de superficie a nivel regional,  se observa que las bajas estuvieron en las regiones Metropolitana, La Araucanía y Coquimbo. En las demás, la superficie creció levemente.

Los años 2012 y 2013 presentaron precios relativamente altos para el tubérculo. En el año 2011 los precios estuvieron en un nivel bastante menor que el de los últimos años, como consecuencia de una elevada producción, la mayor registrada por INE en la serie histórica de la encuesta de cultivos anuales. El ajuste posterior de la oferta, producto de esos bajos precios y la menor rentabilidad para los agricultores en ese año, tuvo como resultado un alza en los precios mayoristas.

Los precios mostraron un alto nivel a partir de enero de 2012 y se comportaron de manera similar durante el año 2013, llegando a valores muy elevados en la primavera de ambos años.

Lo esperable, luego de dos años de precios altos, habría sido un aumento de la superficie; sin embargo, como ya se mencionó, la escasez de semilla y la sequía limitaron este crecimiento, por lo que los precios mayoristas al inicio de la cosecha de papa de guarda sembrada principalmente en el sur del país se han mantenido a niveles similares a los de años precedentes, esto es, en torno a $ 10.000 por saco de 50 kilos.

Comercio exterior

En el año 2013, las exportaciones de papas y productos relacionados sumaron USD 2,8 millones, cifra 17% superior a la registrada en el año anterior. Destacó el crecimiento de las ventas de papas preparadas sin congelar, principalmente a Uruguay; de papas semilla, a Brasil y Guatemala, y de copos, destinados principalmente a los Países Bajos, Colombia y Ecuador. En el período enero y febrero de 2014 se observó también un crecimiento en el valor de las exportaciones, debido al mayor valor de las ventas de papas preparadas sin congelar.

Las importaciones en el año 2013 sumaron USD 100 millones y fueron 35,4% superiores a las del año 2012. Los mayores aumentos se observaron en las importaciones de papas preparadas congeladas, provenientes principalmente de Bélgica, Países Bajos y Argentina. También crecieron las compras de papas preparadas sin congelar, principalmente de México y Estados Unidos, y las compras de puré de papas, originadas principalmente en Estados Unidos, Alemania y Países Bajos.

Igualmente, se observó un incremento en las importaciones de papas frescas para consumo desde Argentina, que alcanzaron 8.451 toneladas. Disminuyeron en el año 2013 las compras al exterior de harina de papa y de plantas in vitro.

En los meses de enero y febrero de 2014 se observó un nuevo crecimiento (25%) en el valor de las importaciones. El principal aumento se registró en las papas preparadas congeladas.

Proyecciones

En el mercado interno se espera que los precios se mantengan estables mientras se produce la cosecha de papa de guarda en el sur del país. Luego, a partir de mayo, como normalmente ocurre, los precios podían subir. Si se cumple el pronóstico de que el presente año presentará altas precipitaciones, es probable que las siembras de papa temprana se incrementen, especialmente en la zona central del país, lo que contribuiría a un mayor abastecimiento del mercado en primavera y el verano próximo, con precios más estables.

El sector productor de papas debe avanzar hacia un abastecimiento más eficiente de semilla, que asegure la sanidad y calidad del material, respetando la legislación vigente, y a precios y volúmenes más ajustados a la producción nacional. Los agricultores deben procurar su semilla con el tiempo suficiente, para que las empresas de semillas puedan hacer su programa de producción y establecer una relación más estable en el tiempo.

La producción de papa debe avanzar hacia una mayor diferenciación en el producto, para lo cual se pueden destacar atributos como la variedad y la zona de producción, entre otros.

A fines del año 2013 el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INAPI) concedió el registro de la marca SIPAM Chiloé, reconocimiento que permitirá a los agricultores del archipiélago tener protección jurídica y favorecerá el rescate de la cultura local y sus prácticas tradicionales. Los Sistemas Ingeniosos del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM) son una iniciativa de FAO que busca reconocer y promover la conservación de sitios que poseen características agrícolas y culturales únicas en el mundo y fundamentales para el futuro de su alimentación y de una agricultura sostenible.

La certificación que logren los agricultores chilotes en torno a sus productos y servicios, entre los que destaca la papa nativa cultivada en Chiloé, les entregará valor y proyección nacional e internacional que potenciará su desarrollo y el de la comunidad en general.

 

*Foto de portada:  Variedad karú INIA.

Fuente: http://www.odepa.cl/wp-content/files_mf/1397575990mercadoPapa.pdf