Home / Noticias / En defensa de la papa

En defensa de la papa

Las papas están aparentemente lejos de ser sabor del mes. Rechazadas por los jóvenes y los “comedores sanos”, las ventas están cayendo en picada. Pero, ¿qué ha hecho la papa para merecer un trato tan desagradable?

Los informes afirman que los millennials prefieren el arroz y los fideos, y piensan que las papas les harán engordar. Según la revista The Grocer, las ventas de papa han disminuido en un 5.4 por ciento en los últimos cuatro años, mientras que las ventas de arroz y fideos han aumentado en un 30 por ciento.

Pero la papa tiene una orgullosa historia. Una de las hortalizas de raíz más comunes y versátiles, fue cultivada por primera vez por los indios Incas en Perú hace más de 7.000 años. Llevado a Europa en el siglo XVI, las papas se han asociado con aumentos de población y una mayor urbanización global. En la actualidad se cultivan unas 2.000 variedades diferentes en más de 160 países.

Sin embargo, hoy parece que anhelamos lo rápido y fácil, evitando todo lo que requiera tiempo o preparación. Las papas aparentemente no se consideran exóticas, convenientes, ni saludables.

Entonces, ¿por qué la una vez comida favorecida se va dejando a un lado? Bueno, examinemos la evidencia antes de juzgarla culpable. En su defensa, la papa tiene todos los requisitos para formar parte de una dieta sana y equilibrada.

En 100g de papas al vapor, encontrará solo 100 calorías, sin grasa, sin sodio, sin colesterol y sin gluten. En cambio, obtendrá casi la mitad de su dosis diaria de vitamina C, más potasio que en un plátano y mucha vitamina B6, fibra, magnesio y antioxidantes.

Sí, hay almidón, que puede aumentar la sensibilidad a la insulina, pero también puede mejorar el control del azúcar en la sangre, la salud digestiva, la absorción de nutrientes y la saciedad, ayudar a frenar la inflamación en el cuerpo, aumentar la inmunidad y mejorar la circulación sanguínea.

El caso contra las papas a menudo parece descansar en acusaciones de alto valor calórico. Pero no son las papas reales las que aportan las calorías, sino el método de cocción.

Y sí, las papas son ricas en carbohidratos, pero son necesarias para la energía a largo plazo. Muchos no conocen la diferencia entre carbohidratos simples y complejos. Las papas son carbohidratos complejos que son una parte necesaria de nuestra dieta diaria.

La gente a menudo escucha la última información sobre la dieta y reacciona al pensar que ciertos grupos de alimentos no son buenos para usted. De hecho, una persona requiere alimentos de cada grupo de nutrientes para mantener una salud óptima. Comer papas cocinadas apropiadamente con moderación simplemente no es dañino.

Las papas también se clasifican como alimentos con alto índice glucémico, pero si se consumen como parte de una dieta que incluye alimentos ricos en fibra como lentejas, frijoles, nueces y otras verduras, la cantidad de azúcar puede contrarrestarse.

Gran parte del problema de relaciones públicas de la papa puede deberse simplemente al control de la porción. Parece que una vez que comenzamos a comer un plato de papas Chip o papas fritas, nos resulta imposible detenernos hasta que se hayan terminado, y todas sus saladas calorías se hayan consumido. Por otro lado, las papas cocidas o horneadas rara vez se consumen en exceso.

Cuando las bonos caen

Pero con los aumentos en la obesidad, nos obsesionamos con seguir la última locura de la dieta, donde generalmente al menos uno de los principales grupos de nutrientes se reducen o eliminan significativamente. Como parte de esto, las papas se han vuelto tabú.

En la década de 1970, las papas formaban una parte básica de la dieta diaria. En las décadas transcurridas desde entonces, según el National Obesity Forum, que comparó los hábitos de 4.000 hogares del Reino Unido desde 1980 hasta 2012, los hábitos alimenticios y las dietas han ido empeorando constantemente.

Esto se ha debido principalmente a la introducción de alimentos procesados y comidas preparadas y va en línea con el comienzo de la crisis de obesidad en los niños. Otra razón puede deberse a estilos de vida más exóticos. Con los alimentos de todo el mundo más fácilmente disponibles, junto con el creciente número de comida para llevar, la papa ha perdido algo de favor. Pero en nuestro deseo de ahorrar tiempo y dinero, en realidad podemos estar olvidando un aspecto clave: nuestra salud y longevidad en general.

Las papas merecen otra oportunidad. La gente necesita considerar la forma en que han estado cocinando y consumiendo este maravilloso vegetal. No hay razón para echarlos a un lado. Para un vegetal nutritivo que alimentará tu rendimiento.

Fuente: The Convesation (Traducción interpretativa Luis Miquel A.)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

nueve + 20 =