Home / Noticias / FERTILIZACIÓN 2.0: UNA ESTRATEGIA COMPLEMENTARIA PARA LOS CULTIVOS DEL SUR

FERTILIZACIÓN 2.0: UNA ESTRATEGIA COMPLEMENTARIA PARA LOS CULTIVOS DEL SUR

Dos años de experimentos, 75 ensayos realizados desde Santiago hasta Puerto Varas y en diferentes cultivos: cereales (trigo, avena, maíz, etc.), raps, remolacha, papas, entre otros; permitieron el uso de la denominada fertilización 2.0 basada en una estrategia que contiene básicamente fertilizantes líquidos al suelo (N-P-K-Zn).

Se trata de un fósforo líquido – denominado Núcleos OPHOS- que presenta un 24% de fósforo y un 8% de nitrógeno -producto formulado por la empresa norteamericana Helena-, el cual surgió como un complemento a los fertilizantes tradicionales y su aplicación a modo de Starter viene a dar un impulso a la planta en su etapa inicial, ya que es una de las más complicadas.

Este producto tiene la gran característica que su formulación fue hecha para ser amigable con el suelo y la planta ya que se encuentra formulado como ortofosfato soluble; de carga y Ph neutros; además estar acomplejado con ácidos orgánicos (Ac. Húmicos y Fulvicos) que lo hacen móvil dentro del perfil de 20cm a nivel del suelo ya que se moviliza junto la materia orgánica, tiene una alta eficiencia de absorción (90 a 100 por ciento).

Importancia

La fertilización dentro de los programas de cultivos a nivel mundial es uno de los hitos más importante y pueden llegar a ser un 60% del total de los costos dependiendo del cultivo, es por esto que se hace necesario entender cómo funcionan dentro del suelo y tratar de resolver las problemáticas que los fertilizantes granulados tradicionales presentan; así como lo son las altas dosis de urea que provocan acidez en los suelos; o la poca movilidad que presenta el fósforo en las arcillas y en suelos con alto contenido de aluminio; la poca eficiencia que tienen estos a nivel de suelo y finalmente toda la logística que se necesita para mover toda la cantidad de fertilizante más el costo asociado a las bodegas de almacenaje.

El fósforo es fundamental en la parte energética de la planta, en la generación de ATP (adenosín trifosfato), participa activamente en procesos de fotosíntesis y además ayuda a la creación de estructuras dentro de la planta (hojas con mayor índice de área foliar, mayor sistema radicular, tallos más vigoroso, entre otros).

“Eso nos hizo entender la importancia de tener productos con alta eficiencia en los primeros estados del cultivo”, comenta Rodolfo Quezada, jefe técnico en las regiones de La Araucanía, Los Lagos de Excsa.

La literatura dice que los fertilizantes que aplicamos hoy si no existe una temperatura adecuada en el suelo (sobre 8°C) no se transforman quedando la planta desabastecida de nutrientes en periodos críticos, el cual presenta dos periodos complejos que es el periodo de inducción (formación de la planta) y diferenciación (desarrollo de la planta).

En la Región de La Araucanía al sur, por ejemplo, los suelos se encuentran fríos en sus estados iniciales y los fertilizantes no alcanzan la temperatura de transformación, así es el caso de todos los productos fosfatados (mono-amónico, súper fosfato triple y di-amónico) en donde tienen que desdoblarse y pasar por un periodo de acidez hasta llegar a ser líquidos (las plantas no tienen dientes por lo que el fertilizante lo deben consumir bebiéndoselos) e ingresar a la planta como ortofosfato.

“Es aquí donde entran todo lo que es la estrategia de fertilización 2.0 y en donde este producto OPHOS nos hizo sentido, ya que viene formulado prácticamente como papilla para la planta ya que su formulación está basada en ortofosfato líquido por lo que no necesita transformación en el suelo y además de venir sin carga y ligado a ácidos orgánicos hacen que presente movilidad, hace que no se fije como el resto de los fósforos a las arcillas y al aluminio presente”, explica Quezada.

Aplicación y ventajas

En general, el modo de aplicación es sencillo. Para cultivos como el trigo, raps, forrajeras y todos los cultivos que presenten una entre hilera menor, se puede aplicar con una fumigadora en barra abarcando la superficie completa. Pero para cultivos como el maíz y la papa donde la entre hilera es mayor, la idea es aplicarla mojando la semilla a través de un kit, el cual se acondiciona a la sembradora, aplicando el producto puro o bien puede ser diluido al 50%.

La mayor ventaja de estos productos es que hoy para el agricultor existe un costo que no deja de ser marginal y que muchos no tienen asociados como lo es el almacenaje de los fertilizantes granulados, el camión de carga y descarga de los fertilizantes a las máquinas sembradoras, el personal, el petróleo asociado y además el tiempo de siembra. “Por todo esto el OPHOS entra a ayudar y a solucionar esto bajando estos costos de logística, por lo que es factible realizar aplicaciones en cobertura de la mezcla y poder sembrar solo con semilla, ya con esto es factible poder aumentar la siembra hasta en un 50% más por lo que se aprovechan mejor las ventanas y eso va en mejorar el rendimiento”, comenta el jefe técnico en las regiones de La Araucanía, Los Lagos de Excsa.

Toda esta línea de fertilizantes interactúa con la actividad biológica del suelo y va ayudar a definir un alto rendimiento realizar labores integrales que permitan la sustentabilidad y mejorar lo que aporta el suelo, es por esto que hoy también están incentivando el mejoramiento de la estructura de suelo, realizando incorporación de rastrojos, moviendo suelo para romper la compactación, subsolando, mejorando el riego en las zonas que lo permiten, evitando la resistencia de malezas; todo esto se traduce a crear mayor cantidad de bacterias y dar vida al suelo para mejorar la eficiencia de los productos que se aplican y que hacen que las nuevas tecnologías penetren en el mercado de mejor manera ya que el solo hecho de dar vida al suelo, además de realizar aplicaciones de fertilizantes de alta eficiencia y mejorar la logística, reducir los costos obteniendo los mismos rendimiento y en algunos caso aumentándolos considerablemente.

“Como ECSA estamos ensayando nitrógenos de entrega lenta que también son líquidos con aplicación al suelo, en donde es posible realizar reemplazos de la urea y hacer solo una aplicación de este producto pre-siembra o pre-emergente y no entrar más con aplicaciones de urea durante todo el periodo del cultivo”, comenta.

Añade que la finalidad también es aportar al ambiente ya que hoy en día es un tema la contaminación de las napas subterráneas por nitratos, pero aún se encuentra en la etapa experimental en donde estamos buscando y analizando bajo cuales son las condiciones que funcionan.

 

 

 

 

 

Fuente: http://www.camposureno.cl/?p=733

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

catorce − ocho =