Home / Información Técnica / Marchitez Bacteriana de la Papa: Síntomas y Ciclo de Vida

Marchitez Bacteriana de la Papa: Síntomas y Ciclo de Vida

La Marchitez Bacteriana de la papa causada por la bacteria Ralstonia Solanacearum es considerada la segunda enfermedad más importante a nivel mundial, afectando a más de 44 familias y 200 especies de plantas, dentro de las cuales las de mayor importancia económica incluyen tabaco, musáceas, papa, ají, berenjena, maní y varias plantas ornamentales.

La variante de R. solanacearum raza 3 biovar 2 ha sido reportada en más de 30 países y en casi todos los continentes, afectando principalmente al cultivo de la papa. En chile se encuentra clasificada como una enfermedad cuarentenaria. La primera descripción de esta bacteria en Chile fue en Julio de 1983 en cultivos de papa en la Región Metropolitana.

Actualmente, E. solanacearum se encuentra distribuida entre la Región Metropolitana y la Región del Maule, con focos aislados en las Regiones de Valparaíso y del Bío – Bío. La primera detección en el Área Libre fue en el año 2009 en la Región de la Araucanía, en la comuna de Carahue. Posteriormente, en el 2013, se reporta en otras comunas de la misma región (Traiguén, Victoria, Curacacautín, Nueva Imperial, Galvarino, Freire y Gorbea), y se hace la primera detección en la Región de los Ríos, en la Comuna San José de la Mariquina.

SINTOMATOLOGÍA

El síntoma típico de esta enfermedad es la marchitez a nivel de follaje, y se produce cuando el patógeno ingresa por las raíces, se propaga y coloniza la planta por los haces vasculares. Las bacterias degradan las paredes celulares y forman cavidades llenas de masas mucilaginosas de bacterias y restos de célula, las cuales provocan y un taponamiento de los heces vasculares, lo que impide el flujo del agua en las horas de más calor, produciéndose la marchitez en las plantas.

La agresividad del patógeno se favorece por las altas temperaturas y la alta humedad del suelo, lo que promueve la sobrevivencia, infectividad y diseminación de la bacteria, induciendo el desarrollo de la enfermedad. Otros síntomas en follaje son enanismo y amarillez.

Hojas: Al inicio de la enfermedad es posible que solo una rama de la planta presente síntomas. Sin embargo, cuando el progreso de la enfermedad es violento todas las hojas de la planta pueden marchitarse rápidamente sin haber presentado un marcado cambio de color previo

Las hojas marchitas palidecen, toman una coloración verde claro y finalmente se tornan de color castaño, sin que se produzca enrollamiento de los bordes a medida que se van secando los foliolos.

Tallos: En los tallos jóvenes se puede observar, a través de la epidermis, unas rayas oscuras y angostas que corresponden a los haces vasculares infectados. Al realizar un corte transversal de tallo, es posible observar un signo claro de esta enfermad, que corresponde a la presencia de gotitas brillantes de color castaño grisáceo, que son exudadas desde el xilema.

Si se ponen en contacto dos superficies de corte del tallo y luego se alejan lentamente, se pueden observar hilos delgados de mucosidad que se estiran. Los tallos subterráneos, estolones y raíces de plantas con síntomas foliares leves pueden acusar infección avanzada.

Tubérculos: Los tubérculos que se forman en plantas enfermas pueden o no estar infectados. Cuando la infección está bien establecida, se hace evidente a través del peridermo  del tubérculo, como una decoloración gris parduzca.

Al cortar los tubérculos, éstos habitualmente presentan una decoloración vascular que puede extenderse desde el xilema hacia la médula y la corteza. Por otra parte, al aplicar una pequeña presión a tubérculos enfermos, emanan del anillo vascular gotitas blanquecinas de mucus bacteriano.

Los ojos del tubérculo, especialmente los que se encuentran en la base de éste se oscurecen, pudiendo formar un exudado pegajoso o en la unión con el estolón. El exudado bacteriano se mezcla con el suelo y hace que partículas de tierra se adhieran a las superficies de los tubérculos.

EPIDEMIOLOGÍA Y CICLO DE VIDA

La principal fuente de inóculo para R. solanacearum son los tubérculos de papa infectados usados como semilla. Las infecciones latentes en plantas infectadas, pero asintomáticas, son un albergue para la bacteria. Esta bacteria puede estar presente en el tubérculo, a veces sin expresar síntomas. Pero la bacteria sigue viva y puede activarse cuando las condiciones de humedad y temperatura son favorables para su desarrollo y multiplicación. Al no presentar síntomas o signos, los tubérculos infectados pueden llegar a lugares en donde no estaba antes Por esta razón, se debe comprar semilla de origen conocido y producida en semilleros certificados.

El suelo es otra fuente de inóculo, ya que R. solanacearum es una bacteria nativa de muchos suelos y sobrevive en desechos de plantas y en el sistema de raíces y rizósfera de muchos hospederos (malezas, otros hospederos alternantes y papas voluntarias).

La enfermedad puede ser diseminada por el agua de riego y por el suelo adherido a zapatos, herramientas y maquinaría agrícola. R.solanacearum infecta las raíces de papas a través de heridas y puntos de emergencia de raíces laterales. La propagación entre las plantas se produce por contacto entre raíces infectadas y raíces sanas cercanas.

La temperatura también juega un rol un el desarrollo de la enfermedad. Mientras más calor hace, más se favorece la infección del suelo y el desarrollo de síntomas. Aunque, también se ha encontrado donde las temperaturas de suelo son menores a 15¬C, lo que indica que el patógeno puede infectar cultivos en áreas de producción frías.

Te invitamos a conocer un material preparado por Ivette Acuña y Pamela Tejeda en torno a esta enfermedad

Pulsa AQUÍ

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

tres × 1 =