Home / Noticias / Las ciudades del futuro se construirán con cultivos como la papa

Las ciudades del futuro se construirán con cultivos como la papa

Hoy el ananá, la papa, los hongos, el maíz, las naranjas y las bananas son productos básicos de la góndola de verduras y frutas. Mañana podrían ser la columna vertebral de nuestras ciudades, según un nuevo informe de Arup. En The Urban Bio Loop, la firma de ingeniería promueve convertir los desechos orgánicos en materiales de construcción como un modo de usar recursos de modo más efectivo y desarrollar una economía circular.

A diferencia de la economía lineal -que se basa en un modelo de “tomar, hacer, desperdiciar”-la economía circular incentiva un proceso continuo de retroalimentación que apunta a reciclar todo lo que se pueda y usar la menor cantidad de materias primas posibles. La idea ha sido explorada a pequeña escala -por ejemplo con las envolturas comestibles- y compañías como Google e Ideo están explorando cómo podría aplicarse la práctica más ampliamente. Arup cree que la industria de la construcción, que aporta lo que se estima es el 39 por ciento de las emisiones de CO2 de los Estados Unidos, se adapta bien al pensamiento circular.

“Es bien sabido que el escenario de los ’negocios como de costumbre’ no representa una opción viable para un futuro sustentable y que deben identificarse distintos modelos de desarrollo para que nuestra sociedad siga creciendo y prosperando en el futuro” escribe Arup en su informe. “La industria de la construcción debe reflejar esta urgencia de cambio, probablemente más que otras. De hecho aún se ve influida por una cantidad de factores negativos tales como el uso de materiales de alto impacto, soluciones de construcción no reversibles, procesos y manufactura de baja eficiencia”.

En los Estados Unidos el desperdicio de la construcción representa más de 534 millones de toneladas de escombros, más que el doble de la cantidad de desechos sólidos municipales. Se estima que 90 por ciento de esto es de la demolición de edificios antiguos y 10 por ciento de la construcción de nuevos edificios. Junto a ello debemos incluir otra estadística apabullante: se tira 60 millones de toneladas de alimentos -alrededor de la mitad de lo producido- anualmente. Aplicar pensamiento circular podría significar menos alimentos en rellenos de terrenos si se usan para hacer materiales de construcción que sean reciclables para reducir la cantidad de desechos de la construcción que va a los basureros. Mientras tanto, algunos materiales podrían producirse como cultivos, eliminando por completo el exceso de desperdicios.

Para contar con ciudades más sustentables hay que empezar por pensar con qué se hacen los edificios. Algunos ejemplos de cómo los cultivos podrían servir para construir son los siguientes:

Muros de maíz y trigo

La alemana Wood K Plus está experimentando con un material de construcción hecho de residuos de marlo de choclo, que es fuerte, ofrece buena aislación y no es costoso. Las planchas se usan para paredes internas, puertas y muebles.

Pisos de girasol y techos de cáscara de maní

Los girasoles amarillos brillantes son hermosos, pero también podrían usarse como material de construcción. Para reducir la deforestación la compañía tailandesa Kokoboard hace compuestos de materiales de desecho de cultivos como girasol. Con calor, agua y presión basta para hacer con el girasol una plancha no tóxica, de alta resistencia y que puede usarse para techos, pisos y paredes internas. Pegando las cáscaras de maní con un adhesivo libre de formaldehído y aplicando presión, Kokoboard hace unas tablas resistentes al fuego y la humedad.

Aislación hecha de papa

El corcho se hace comúnmente de la corteza de árboles, pero la holandesa Materia puede hacer un sustituto con cáscara de papa. Resistente al fuego y repelente al agua, el material es liviano y puede ser usado para aislación acústica y térmica

Ladrillos de arroz

Watershed Materials buscaba una manera de reducir la cantidad de concreto que se usa en los ladrillos cocidos y encontró que reemplazar parte del relleno con arroz ofrece una solución.

Textiles de ananá y cáscara de cítricos

El cuero es un recurso increíblemente intensivo en cuanto a la polución y el consumo de recursos, lo que va desde la cría de ganado hasta el curtido. Ananas Anam, una nueva firma británica, ha logrado producir un sustituto suple del cuero a partir de ananá que podría usarse para tapizar muebles. Orange Fiber, una nueva firma en Italia, teje telas sustentables a partir de fibras celulósicas derivadas de cáscara de cítricos que pueden utilizarse en la decoración de interiores

Fuente: argenpapa.com.ar

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

13 + dieciocho =