Home / Entrevistas / “Necesitamos fiscalización y apoyo a la pequeña agricultura”

“Necesitamos fiscalización y apoyo a la pequeña agricultura”

En vista de la situación de las enfermedades cuarentenarias, diversos productores, especialistas y otras instituciones han levantado su voz con respecto a este tema. En este caso, los socios del Consorcio Papa Chile, la Sociedad Agrícola y Agrocomercial Aprosem, tuvo mucho que comentar en este aspecto.

Darío Ibáñez, representante legal de Aprosem SpA dio su mirada sobre la problemática que existe respecto a la venta de semilla no certificada y el aumento de las plagas, sin embargo, dejó en claro que “es necesaria la fiscalización, pero no es culpa de los trabajadores del tubérculo”.

En estos momentos, la empresa productora de semillas de papa de la provincia de Arauco, comuna Los Álamos se encuentra “tomando acciones preventivas para controlar el tizón tardío y evaluando las dificultades que se les viene a los productores de semilla corriente. Necesitamos hacerle frente a esta situación mediante la colaboración del gobierno, el SAG o el Indap. En la provincia de Arauco, la  cantidad de hectáreas no es mucha, pero un análisis de suelo y enfermedades es muy costoso para ser asumido totalmente por el productor”, expresó Ibáñez.

En este sentido, Ibáñez recalcó que “como empresa estamos de acuerdo que se tiene que fiscalizar y mantener un estatus fitosanitario en las áreas libres, pero nosotros los productores de semilla, no somos los responsables de que las plagas hayan aumentado. En esto apunto a las personas que buscan la semilla más barata y/o traen desde fuera del área libre. En este contexto, vemos que nos van a aumentar los costos y, a su vez, el comercio ilegal de semillas seguirá creciendo porque no todos están en la disposición de pagar este procedimiento. Adicional a esto, observamos que productores del norte no quieren comprar semillas certificadas  o corrientes, por lo que estamos de manos atadas”, explicó el integrante de Aprosem.

Recientemente, el Ministerio de Agricultura informó que se registra en la Zona Libre, unas 1.357 hectáreas con enfermedades cuarentenarias de la papa, en las que resalta la marchitez bacteriana, dejando una cifra de 781 hectáreas y 79 focos entre las regiones de La Araucanía y Los Ríos.

“Si el SAG es el que impulsa la iniciativa de que los productores de semilla seamos los que tengamos que hacer los controles y análisis de suelo, pues deben generar la opción de que sea subvencionado, una alternativa para los que no puedan pagar los exámenes de laboratorios”.

Avances en la agricultura familiar

Esta empresa, que resulta ser un ejemplo a seguir en la formalización de los productores, ha logrado importantes pasos en las políticas de las compras públicas. Esto, en referencia a la venta de los productores a la empresa proveedora del Programa de Alimentación Escolar de la Junaeb. “Los agricultores están aprendiendo a trabajar con siembras en común, generando un completo abastecimiento de papa consumo a todas las escuelas de la provincia”, destacó Ibáñez, quien se mostró satisfecho con los resultados alcanzados.

Con este convenio, la pequeña agricultura está avanzando en la comercialización, y esto como resultado ha generado una venta de 125 mil kilos de papas al Estado chileno, lo que ha favorecido a las zonas rezagadas.

“Seguimos trabajando con la semilla corriente y ya estamos aumentando las superficies con semillas certificadas. Pretendemos trabajar a futuro con minituberculos en un terreno que estamos preparando. Seguidamente, queremos establecer alianzas para la producción y expandirnos en este tipo de cultivo mencionado”, explicó Ibáñez.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

19 + veinte =