Home / Noticias / PAPA: GRANDES DESAFÍOS PARA ALCANZAR UN ALTO POTENCIAL

PAPA: GRANDES DESAFÍOS PARA ALCANZAR UN ALTO POTENCIAL

p1

Que el cultivo de la papa ha sido uno de los que mayor evolución ha presentado en cuanto a  incorporación de nuevas tecnologías y mecanización en los últimos años es algo innegable, sin embargo, hay aspectos en que aún permanecen rezagados y donde se amplía inexorablemente la brecha entre quienes se profesionalizan y aquellos que aún lo manejan como un cultivo de chacra.

En efecto, la búsqueda de mayores rendimientos, la consideración del cultivo como una alternativa de rotación en grandes extensiones, el cambio climático y la aparición de focos de enfermedades cuarentenarias en la zona declarada libre de las mismas y nuevos virus y plagas que afectan al cultivo, nos obligan a encender una luz de alerta acerca del futuro del mismo si no somos respetuosos de las buenas prácticas para este milenario rubro.

 

La escasez de semilla sana y en lo posible certificada, el alto precio de la misma y la desidia de algunos productores, que piensan solamente en el resultado del cultivo a corto plazo, nos están poniendo en una situación tal, que estamos perdiendo a pasos agigantados las ventajas comparativas que tenemos, esa que ha llevado a la papa a transformarse en un producto que tiene en Chile un gran potencial y una invaluable variedad de germoplasma, que permite en óptimas condiciones, desarrollar nuevas variedades con mejores características y mayor resistencia a las enfermedades y plagas.

Asimismo, debemos tomar conciencia de que hoy nuestros costos son demasiado altos como para competir de igual a igual con los productos elaborados que provienen del extranjero y por ello, no contamos con industrias que den valor agregado a nuestra producción, salvo como papas chip, siendo esto determinante para el futuro desarrollo del cultivo y las inversiones que se deben realizar en infraestructura y en toda la cadena de la papa en los próximos años.

Por otra parte, junto con disminuir los costos en agroquímicos, pesticidas, semilla, etc. debemos centrarnos en ofrecer al consumidor un producto de calidad, que responda a sus necesidades y expectativas y a un precio adecuado y competitivo, ya que el retroceso en el consumo per cápita de Chile desde los años cincuenta ha sido inexorable, bajando desde los 75 kg. por habitante a 37 kg. aproximadamente  al día de hoy, esto si tomamos en cuenta sólo la papa fresca y dejamos de lado los productos procesados que llegan íntegramente desde el extranjero. Los precios que hemos tenido las últimas temporadas, la calidad deficiente o heterogénea, y la mala fama que injustamente han dado a un alimento tan noble como nuestra papa, incluyendo algunas apreciaciones que la consideran un producto que engorda o que es poco saludable, son algunos de los factores que pueden explicar este retroceso, además de la falta de productos adaptados a los requerimientos de la vida de las grandes ciudades, donde el consumidor requiere facilidades de preparación, diversidad e información que hoy en día no le estamos proporcionando.

La temporada

Durante la temporada 2015-2016, hubo mejores rendimientos que en la temporada anterior, sin embargo, esto no se debió a que se hayan hecho mejor las cosas, sino a que las condiciones climáticas fueron adecuadas y no sufrimos los embates de la sequía del año 2014. Persiste el problema de la calidad de la semilla, el costo de la misma y el peligro de la transmisión de virus es cada vez mayor, por lo que no debemos movernos a engaño y debemos preocuparnos fuertemente de este aspecto si no queremos tener desagradables sorpresas en el futuro.

Para nuestro Consorcio, el aumentar la productividad parte por preservar nuestras ventajas y una de las principales es conservar el Área Libre de Enfermedades Cuarentenarias y estimular el desarrollo equilibrado de toda la cadena de la papa, para evitar la inestabilidad que ha sido tan perjudicial para tomar decisiones e inversión a mediano y largo plazo, como bodegas climatizadas, packing de alto nivel y lo más importante, industrias de proceso, sin las cuales no podemos recuperar el terreno perdido y que hoy representan 300.000 toneladas de papa fresca, que nos ingresan en forma de 100.000 toneladas procesadas, tomando en cuenta que para un kg. de papa procesada se utilizan 3 Kg. de papa fresca (si consideramos un promedio de los productos que se importan) y eso equivale aproximadamente 10.000 Há de cultivo, es decir a un 20% de las 50.000 Há que se plantan en Chile hoy.

Como nos podemos dar cuenta, nos encontramos frente a un desafío muy importante, y depende de las medidas que tomemos frente a las problemáticas que hoy el cultivo nos plantea y la proyección a mediano y largo plazo, que hagamos todos los actores involucrados en la cadena de la papa, el futuro que nos depara, ya que o damos un paso que nos convierta en actores serios en el rubro o nos quedamos estancados en la producción de un commoditie que cada vez será menos competitivo frente a las alternativas que hoy otros alimentos y sus distintos formatos presentan, a un consumidor cada vez más exigente e informado.

Luis Miquel A.

Gerente General Consorcio Papa Chile

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

catorce + 6 =